AGENTE EXCLUSIVO ACCOM
AGENTE EXCLUSIVO ACCOM

Inicio / Blog / Hernia umbilical sin tratar: Todo lo que necesitas saber

Hernia umbilical sin tratar: Todo lo que necesitas saber

Irene Abascal - Redactora de Salud

Índice de contenidos

    Las hernias umbilicales son más frecuentes en bebés, aunque también pueden darse en adultos. Esta patología se da cuando los órganos intestinales internos sobresalen a través de la apertura de los músculos abdominales. La manifestación más habitual de una hernia umbilical es una protuberancia hacia afuera en el área del ombligo.

    ¿Qué sucede si dejas una hernia umbilical sin tratar?

    La mayoría de las hernias umbilicales requieren de una cirugía para ser solventadas. En muchos casos esta cirugía puede ser retrasada durante meses o años y, si se trata de una hernia muy pequeña asintomática, puede incluso no ser necesaria la cirugía. El gran inconveniente es que con el tiempo las heridas tienden a agrandarse ya que la pared del abdomen se va debilitando y, paralelamente, la cantidad de tejido sobresaliente va aumentando. Por este motivo, los médicos suelen recomendar la cirugía para prevenir así el estrangulamiento, es decir, cuando una parte del intestino o un trozo de tejido queda atrapado dentro de la hernia cortándose el suministro de sangre. En caso de llegar a este punto, es necesario acudir de inmediato a un servicio médico de emergencia como Adeslas urgencias generales.

    ¿Qué pasa si no se opera una hernia umbilical?

    La reparación de una hernia a través de una cirugía, puede aliviar el dolor abdominal y la incomodidad, además de eliminar el bulto. La hernia umbilical no tiene otra cura que no sea la cirugía, pero esta se puede aplazar temporalmente, por lo que si tu médico te recomienda realizar una intervención de inmediato es probable que tengas dolor, hinchazón del vientre u otros signos de estrangulamiento o hernia encarcelada.

    Si no se opera una hernia umbilical es probable que aumente su tamaño, así como la molestia que genera y los riesgos de que se ocasionen complicaciones graves como una obstrucción intestinal, gangrena o peritonitis. En estos casos la única solución sería realizar una intervención quirúrgica de emergencia.

    Por este motivo, desde Adeslas, recomendamos a todos nuestros pacientes que, a la mínima anomalía detectada, soliciten una de las autorizaciones de Adeslas para realizarse las pruebas necesarias y detectar cualquier patología a tiempo.

    ¿Cuáles son los síntomas de una hernia umbilical?

    De acuerdo con lo mencionado previamente, la manifestación más común de una hernia umbilical es la aparición de un bulto en la zona del ombligo. En caso de detectar una alteración de este tipo es muy importante consultarlo con un médico para que determine si se trata de una hernia umbilical u otro tipo de tumor o enfermedad. Para diagnosticar esta patología, no es necesaria una especialidad médica, cualquier cirujano puede proporcionar un diagnóstico confiable.

    Generalmente, en adultos las hernias umbilicales no presentan síntomas más allá de la protuberancia o bulto en el ombligo. Aunque también se puede sospechar que se trata de una hernia umbilical si se sienten:

    • Molestias abdominales al hacer esfuerzos como toser o levantar peso.
    • Dolor abdominal y sensibilidad en la zona del ombligo.

    Es importante tener en cuenta que en los bebés el bulto solo se percibirá cuando lloran, tosen, o hacen algún esfuerzo.

    ¿Cuáles son las causas de las hernias?

    Las hernias umbilicales son especialmente comunes en bebés debido a que durante el embarazo, el cordón umbilical origina una abertura de los músculos abdominales del bebé que, a pesar de que suele cerrarse sola a los 2-5 años, en ocasiones no se cierra correctamente.

    En el caso de los adultos, los más propensos a desarrollar una hernia umbilical son las mujeres durante y después del embarazo y las personas con sobrepeso. Las principales causas por las que se da una hernia abdominal son:

    • Levantamiento de objetos pesados.
    • Embarazos múltiples.
    • Cirugía abdominal previa.
    • Estreñimiento crónico.
    • Tos crónica.
    • Ejercicio físico de esfuerzo.

    Cualquier tipo de actividad o problema de salud que aumente la presión realizada en la zona abdominal pueden funcionar como factores causantes de una hernia umbilical. Asimismo, puede que algunas hernias umbilicales que se manifiestan en edades más avanzadas, en realidad hayan estado presentes desde el nacimiento.

    ¿Qué provoca una hernia abdominal?

    La hernia umbilical y la barriga hinchada van de la mano, pero este síntoma también puede estar relacionado con otras afecciones más simples como la distensión abdominal. Por lo general, la distensión abdominal se identifica con una disfunción subyacente en el cuerpo o un síntoma de una enfermedad, en lugar de una enfermedad en sí misma. Esta afección sucede cuando sustancias como gas o líquidos se acumulan en la zona del abdomen, ocasionando la hinchazón del mismo.

    Artículos Relacionados
    que no te debes perder

    También te puede interesar

    Todos los servicios Adeslas 2024

    ¿Tienes un seguro de Adeslas?
    Llámame el Jueves sobre las: