Seguro médico sin carencia: todo lo que debes saber

Ana Arbesu - Redactora de Salud
Índice de Contenido

Seguro que cuando comparas seguros médicos o revisas tu póliza, te has encontrado con los desconocidos periodos de carencia. No te preocupes es algo muy común en todos los seguros de salud dependiendo de tu cobertura médica. Y aquí vamos a explicarte todo lo que necesitas saber sobre los seguros médicos sin carencia.

Lo primero de todo, ¿qué son las carencias?

La carencia es el periodo de tiempo que transcurre entre el alta de la póliza y la posibilidad de utilizar determinados servicios. En general, la atención médica primaria está exenta de carencias, es decir, que desde el primer momento en el que contratas tu seguro médico puedes ir a una consulta de medicina general o al pediatra. 

¿Por qué existen estas carencias?

Sirven como garantía para las compañías. Así, se aseguran que un cliente no contrata una póliza para solucionar una dolencia y luego se dé de baja, por ejemplo.

¿Es posible conseguir un seguro médico sin carencias?

Pues sí, hay ciertos casos en los que las carencias son eliminadas como hemos dicho anteriormente, si necesitas atención médica primaria o un pediatra. Además, hay otra situación en la que a menudo las compañías eliminan estas carencias: cuando vienes de otra compañía siempre que hayas estado un año consecutivo y tenga la misma o mayor cobertura que el seguro que has contratado.

¿Cuáles son las carencias más comunes?

A continuación, encontrarás un resumen de las carencias más habituales en los seguros de Adeslas, dependiendo de la cobertura de tu póliza ya que no cubre lo mismo un seguro de Adeslas Go que un seguro Plenavital.

Diagnóstico:

  • Medios de diagnóstico de alta tecnología: 3 meses.
  • Medios de diagnóstico intervencionista: 6 meses.

     

Hospitalización:

  • Intervenciones quirúrgicas en régimen ambulatorio: 3 meses.
  • Ligadura de trompas y vasectomía: 6 meses.
  • Hospitalización por cualquier motivo en régimen de internamiento y las intervenciones realizadas en estos regímenes: 10 meses.
  • Implantes quirúrgicos y prótesis: 10 meses.

     

Tratamientos especiales:

  • Laserterapia en tratamientos de fotocoagulación en oftalmología: 3 meses.
  • Nucleotomía percutánea: 3 meses.
  • Tratamiento del dolor: 10 meses.
  • Laserterapia cirugía en coloproctología, intervenciones quirúrgicas en ginecología, otorrinolaringología o dermatología, en las intervenciones para la hiperplasia benigna de próstata, en la litotricia de la vía urinaria y en el tratamiento endoluminal de las varices y lesiones traqueobronquiales: 10 meses.
  • Diálisis: 10 meses.
  • Quimioterapia y oncología radioterápica: 10 meses.
  • Ondas de choque para calcificaciones musculotendinosas: 10 meses.
  • Litotricia renal: 10 meses.


Seguro médico sin carencias y el embarazo

Es posible que estés embarazada y pienses en proteger y dar lo mejor a tu bebé desde el minuto uno. Con la contratación de un seguro con Adeslas tendrás infinidad de beneficios para ti y para el pequeño al mejor precio desde el principio. Como por ejemplo pruebas de diagnóstico, monitorizaciones, analíticas de sangre, ecografías, urgencias, tratamientos psicológicos, fisioterapia, podología y visitar a especialistas. En cambio, el parto y las cesáreas tienen un periodo de carencia de 10 meses, salvo si son partos a las 28 semanas en los que el bebé corre riesgo vital.

Si estás pensando en quedarte embarazada y contratar un seguro Adeslas, ten en cuenta los periodos de carencia según tu cobertura médica:

  • Seguimiento de embarazo y pruebas de alto diagnóstico: 3 meses.
  • Pruebas genéticas: 3 meses.
  • Parto: 10 meses.

     

Sea cual sea tu estado, infórmate sobre los seguros médicos sin carencias en el embarazo, ya que cada compañía y situación es diferente.

En conclusión, si te planteas contratar un seguro, te recomendamos hablar con los asesores y profesionales de Adeslas para que te aconsejen sobre qué cobertura es la mejor para ti y puedas aprovechar los precios de Adeslas.

Ahora que sabes qué son las carencias, no esperes a tener una enfermedad o a que te pase algo para contratar un seguro médico.